Buscar
  • Blog de Gina

Tú no eres quien controla tu peso corporal

Actualizado: 14 de ene de 2019



Me gustaría que todos los árboles del mundo fueran iguales….

Eso suena un poco loco. ¿Verdad?

Justamente es la biodiversidad que hace de nuestro planeta un lugar fascinante.

Todos somos únicos y hermosos, todos tenemos diferente color de ojos, diferentes tonos de piel, diferente tipo de pelo, diferentes alturas y también estamos hechos para tener tamaños y formas corporales diferentes.

La realidad es que nuestra genética juega un papel importante determinando nuestro tamaño corporal. Dentro de nuestros cerebros se encuentra un poderoso mecanismo que controla nuestro peso. El peso saludable en el cual a nuestro cuerpo le gusta estar se conoce como rango de peso defendido o “set point” de peso, el cual esta regulado por una sección del hipotálamo la cual manda señales para manipular nuestra alimentación, eficacia metabólica y hábitos de actividad física.

Existe cierto rango de cantidad de grasa corporal que a nuestro cuerpo y cerebro en particular les gusta estar y esa cantidad es diferente para cada uno de nosotros.

Nuestro tejido adiposo le manda señales constantemente al centro que regula el rango de peso defendido; nuestro cerebro recibe todas estas señales del tejido adiposo y responde ejecutando procesos fisiológicos para mantener ese peso.

Cuando tratamos conscientemente de controlar nuestro peso corporal haciendo dietas restrictivas y siguiendo reglas alimenticias es entonces que interrumpimos la regulación interna de nuestro cuerpo. Como consecuencia adoptamos una mala relación con nuestra comida, odio por nuestro cuerpo una imagen corporal negativa y activamos respuestas metabólicas por tener tanto estrés y no nutrir a nuestro cuerpo como se debe.

¿Cuáles son tus reglas alrededor de la comida? ¿Has estado bajo un régimen alimentario restrictivo? ¿Cuál ha sido tu experiencia durante y después de una dieta restrictiva?

La mayoría de las personas que hacen una dieta para bajar de peso, al principio experimentan una pérdida de peso que por lo general sigue por un impulso por comer y lo que termina en un aumento de peso, culpa, desesperación y un sentimiento de falta de fuerza de voluntad…

La realidad es que no se trata de un tema de fuerza de voluntad.

Para poder manejar nuestro rango de peso definido nuestro cuerpo responde al déficit de energía que crea la dieta restrictiva activando procesos fisiológicos designados para conservar nuestro peso, es decir que nuestro cuerpo creará señales intensas de hambre y nos va a hacer sentir con mucha menos energía, lo que resulta en aumento de peso y empeoramiento de nuestra salud.

Sin embargo, esto es una reacción predicable normal de nuestro cuerpo ante la restricción, es simple mente nuestro cuerpo tratando de protegernos.

Entonces ¿Cómo podemos saber cuál es nuestro rango de peso definido?

· Es el peso el cuál mantenemos cuando comemos a nuestro apetito: es decir que respondemos a nuestras señales internas de hambre y saciedad. Es aquí donde tenemos que ser prudentes y críticos a la hora de recibir o leer consejos nutricionales, ya que solamente eres tú quien sabe que es lo que realmente tu cuerpo necesita.

Necesitamos entender que no somos un robot, que nuestro cuerpo es un organismo vivo y a veces tenemos más hambre que otras veces y eso es normal. Tampoco existen alimentos que por sí solos nos quiten o nos brinden salud y cuando dejamos de pensar en que hay alimentos “buenos” o “malos” nos abrimos la oportunidad de elegir lo que realmente necesita nuestro cuerpo.

· Es el peso al que regresamos después de haber hecho una dieta (que por lo general tiende a ser más elevado con cada dieta que hacemos).

· Es aquel peso en donde no estás restringiendo tu alimentación y tampoco estás haciendo ejercicio en exceso.

Nuestro rango de peso definido es único y no hay una medición (como el índice de masa corporal o tablas de pesos ideales) que lo puedan determinar. Nuestro tamaño no representa nuestra salud de ninguna manera. Podemos vivir en un cuerpo de mayor tamaño y disfrutar de una buena salud y podemos ser delgados y estar enfermos…

Es hora de terminar con el sesgo alrededor del peso y empezar a apreciar la belleza en la diversidad.

La prudencia está en comer equilibradamente respetando tus gustos y necesidades (físicas y mentales), conocerte, comprenderte y honrarte tal cual eres.

Gina Salame – Nutrición Clínica.

Facebook: Gina Salame Nutrifuncional

Instagram: ginasalame

@mail: gina. levy@gmail.com

316 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo